sábado, 31 de julio de 2010

Todas quieren tener unas bubis grandes, ¿por que sera?


Es innegable la atracción de los pechos grandes. Nos lo recordó "Sin bubis no hay paraíso", la gran telenovela colombiana transmitida en Bolivia por Unitel ni bien un conejito manda a los niños a cepillarse los dientes y a dormir. Su título, por demás de sugestivo, confirma lo que el escritor colombiano Daniel Samper Pizano dijo en cierta ocasión: "Cualquier término que elija para definir esta parte de la anatomía femenina podrá ser interpretada como muy seria o muy vulgar". Esto por decir algunos de los nombres que se le pongan a las glándulas mamarias: bubis, mamas, pechos, lolas, chichis, melones, pechugas. Las mujeres chichonas tienen estas muchas maneras de hacerse mencionar por sus grandes y hermosas bubis.
En el diario colombiano El Tiempo, el autor de la novela, Gustavo Bolívar, se defendió de acusaciones de apología a la prostitución y a la delincuencia: "Es mi estilo de mostrar el realismo tal y como sucede en las calles para que esas producciones tengan mayor credibilidad". El director de la serie, Luis Alberto Restrepo, manifestó que el programa es una mirada diferente que hacen desde la pantalla a los barrios populares, "porque la TV siempre maquilla estos sectores cuando va a verlos ", agregó. La realidad es lo que el autor intenta plasmar aqui.
"Sin bubis no hay paraíso" cuenta cómo mujeres jóvenes se entregan a narcotraficantes a cambio de plata. La historia gira en torno a Catalina, una joven de 17 años que no ha podido acceder a ese mundo porque considera que sus bubis son pequeñas. Entonces, ella hará de todo por ser 'pechugona' y, según cree, rica. Las mujeres chichonas aparentemente tienen mas opciones que las que no lo son en esta serie obra donde veremos chicas chichonas por montón.
Con ese sueño, el de muchísimas chicas en el mundo y dejando de lado los delitos que se tejen en la novela, Sociales realizó un sondeo verbalmente y mediante el sitio web de EL DEBER. Les consultamos a los varones si preferían a las mujeres de busto grande, mediano o pequeño. A ellas les formulamos una pregunta similar, claro, adaptada a sus personas y, además, quisimos saber si estaban dispuestas a ponerse siliconas para agrandar la talla de sus sostenes. ¿El resultado? Los señores gustan más de los pechos bien voluptuosos y sus pares parecen apoyarlos: la mayoría cree que las chichonas son mejores. Otro buen número de damas que no tuvieron la fortuna de ser como Pamela Anderson (aunque tenga operaciones), estaría dispuesto a visitar el quirófano para lucir formidable con traje de baño. Todas ellas quisieran ser mujeres chichonas.
Algunos de nuestros entrevistados se atrevieron a comentar sobre la importancia de las bubis. La diseñadora gráfica Shadia Zeballos dijo: "Considero que sólo le pueden dar éxito a las modelos. En otros trabajos, lo que vale es tu talento y, de alguna manera, tu aspecto en general porque la persona emite mensajes corporales con sus posturas, gestos y hasta con los hábitos higiénicos". Álvaro Ortiz, abogado de profesión, aseguró: "La función más importante de los pechos es la alimentación del recién nacido, pero no influyen de nada que sean grandes o chicos a la hora de las relaciones y menos aún para que la mujer sea exitosa en la vida". Que gran mentira diria Yo que soy tan apasionado de las mujeres chichonas, a mi una mujer que no es chichona no se me antoja tanto para hacer el amor como una que si lo es.
La psicóloga Cecilia Wadsworth sostiene que una joven de pechos pequeños puede tener baja la autoestima por los mensajes de los medios de comunicación que, según ella, influyen mucho, fomentan y apoyan a las que tienen las mamas grandes. Obviamente, hay casos y casos.

Y eso es debido a que los que amamos a las mujeres chichonas nos alborotamos con el solo hecho de verlas, ya no digamos de tenerlas en la cama.
Para la modelo Maricruz Ribera sus lolas forman parte de su identidad. "Yo estoy orgullosa de ellas", indicó. "Por eso visto sensual, con escotes bien pronunciados y no me importan las miradas morbosas de los hombres, ya estoy acostumbrada".

Y que bueno que no le importen porque cuando hay que enseñar algo los hombres no nos dilatamos en hacerlo y externar nuestra admiración por las chicas chichona.