sábado, 5 de septiembre de 2009

Mujeres chichonas, vacaciones, hotel y avion, la mejor combinación

Mary Pepa (Maria José) me traía loco con sus encantos, yo me sentía perdidamente enamorado de ella y deseaba con toda mi alma irme lejos unos dias con ella de vacaciones donde nadie nos pudiera molestar y donde pudiera amarla de noche y de dia y poder hacer realidad el sueño de tenernos uno para el otro sin importarnos el mundo exterior. Lo ideal yo sabía que era urdir un plan para irnos fuera de provincia, a la capitall si fuera posible y a un buen hotel con buena privacidad y mientras mas de lujo fuera sería mejor. Me fui a la agencia de viajes de mi ciudad porque me dijeron que ahi me podian orientar y efectivamente; La hermosa chica (chichona tambien) de la agencia me dijo que habia unos paquetes promocionales muy interesantes para lo que yo buscaba. Eran tres dias y dos noches en el Hotel Crown Plaza de la Cd. de México y al comprar los dos boletos de avión (uno para mi y otro para Mary Pepa obvio) entonces el Hotel era de cortesía. Increíble, si yo compraba el paquete de 2 boletos de avión de ida y regreso a la Cd. de México el Hotel Crown Plaza con sus lujosas habitaciones era gratis. Yo había juntado un dinero para mis vacaciones que ya tenia previstas y miré que me alcanzaba bien para comprar el paquete y Mary Pepa ya había urdido un plan para escaparse unos dias (aunque ya tenía 18 años no la dejaban salir fácilmente sus padres). El caso es que compré los boletos de avión con todo el paquete incluido el hotel y un desayuno de bienvenida en el Hotel Crown Plaza de la ciudad de México con mis ahorros y al llegar el grandioso dia de la salida unas horas antes del vuelo me fui a la Central Camionera de mi ciudad a recojer a Mary Pepa que supuestamente iba a viajar en camión hacia la Cd. de México. Mi compadre y amigo que era mi cómplice nos hizo el favor de llevarnos al Aeropuerto y de ahi volamos en un DC-9 a la Cd. de México. En el aeropuerto de México compre unos boletos de taxis autorizados como me habían recomendado en la Agencia de viajes y de ahi nos fuimos al Hotel Crown Plaza. No no no ese hotel es un sueño; desde que llegamos nos recibieron con mucha amabilidad y yo presenté a Mary Pepa como mi esposa y de ahi el botones nos llevó a nuestro cuarto que en realidad era una especie de suite a todo lujo. Eso era lo de menos, a mi lo que me interesaba era Mary Pepa, amarla con locura y sin ninguna restricción. Esa noche, la primera que pasamos en Mexico fue de locura, porque yo la amaba profundamente y sus bubis me tenian loco la mera verdad. Todo su cuerpo era sensacional, buen trasero y rostro precioso, todo en ella era sensualidad, pero sus bubis ¡uf! me ponían fuera de control. Hicimos el amor como locos esa noche y todo el dia siguiente; pareciamos dos recien casados porque solo nos dábamos tiempo para comer y asearnos y de nuevo a darle duro a nuestras mas excelsas pasiones. La seguna noche ya salimos un rato a cenar al lobby del hotel y despúes de disfrutar unas ricas bebidas volvimos a lo nuestro. El tercer y último dia se llegó como de rayo y yo tuve que confirmar mi regreso en el vuelo que ya por poco y se me pasa y nos quedamos sin avión. Pero todo a tiempo y asi volvimos a nuestra Cd. de origen y yo con el buen sabor de boca que me dejó Mary Pepa, la mujer de mis sueños y la combinación de "mujer chichona, vaciones, hotel y avión" fue de lo mejor.